La versión francesa del sandwich mixto te encantará

Hoy os presentamos la versión francesa del sandwich mixto llamada croque-monsieur. Es un imprescindible de los bares y restaurantes franceses.
Apareció por primera vez en Francia en 1910 en uno de los cafés de París, ¡y fue inmediatamente adoptado por todos!
¡Si todavía no has probado un croque-monsieur, esta receta es tu oportunidad!

Puedes comer tu croque-monsieur como comida o cortado en cuatro para picar en un aperitivo entre amigos.

Ingredientes para el perfecto croque-monsieur

Para 4 croques:

-8 rebanadas de pan integral
-200 g de jamón york
-125 g de queso Gruyère o Emmental recién rallado
-1 salsa bechamel industrial o casera

Para una salsa bechamel casera:

-30 g de mantequilla
-30 g de harina
-30 cl de leche
-Sal
-Nuez moscada

Los pasos para hacer un perfecto croque-monsieur

La preparación no tarda más que 10 minutos. Lo cual es genial cuando quieres comer bien sin pasar horas en la cocina. ¡Y el éxito está garantizado!

Para la bechamel casera:

Para que tu croque-monsieur quede más rico, te aconsejamos hacer tu bechamel casera, es muy fácil.

En una cazuela deja que se derrite un poco de mantequilla a fuego lento, para luego agregar la harina tamizada.
Ahora puedes batir la mezcla con un batidor manual para que no queden grumos.
Añade la leche caliente poco a poco y sigue batiendo hasta que se espese.
Ya está, puedes retirar tu bechamel del fuego para añadirle nuez moscada, sal y pimienta. Guárdala en la nevera hasta usarla.

¿Y para el croque-monsieur?

Unta cada rebanada de pan con la bechamel fría. Después puedes añadir por encima de la bechamel el queso rallado en la mitad de las rebanadas de pan.
Y ahora puedes colocar una loncha de jamón sobre el queso rallado y cerrar tu croque.
Asegúrate de que el lado con bechamel esté orientado hacia el resto de los ingredientes.
Para el paso final, usa el resto de la bechamel y del queso rallado para untar la parte superior del croque-monsieur.

Para el horno
Puedes precalentarlo a 190 grados.
Ya está ! Puedes meterlos en el horno durante una docena de minutos, hasta que estén dorados.

Nuestro secreto: al cabo de 8 minutos de cocción, retire los croques del horno y córtalos en cuatro. ¿Por qué? ¡Para que el queso se derrita bien en el medio!

¡Bon appétit!