Cómo conseguir una tortilla de patata jugosa y alta

Es uno de los platos emblemáticos de la gastronomía española. Pero conseguir una tortilla de patata jugosa y alta no es tan sencillo como parece. Y muchas veces las que hacemos en casa quedan demasiado finas y sin gracia.

tortilla de patata jugosa

Autor de la fotografía La Cocina de Senen

Que le pongas cebolla o no lo dejamos a tu elección. Desde QuéGourmet sabemos que este debate es mucho más serio de lo que parece y que divide irremediablemente a los españoles. Pero en nuestra opinión, la tortilla de patata con cebolla es mucho más sabrosa que sin ella. Sin embargo, como hemos dicho, eso va en gustos.

De lo que sí estamos seguros es de que si pones en prácticas estos consejos lograrás por fin hacer una tortilla de patata jugosa, alta y esponjosa. Empecemos:

Consejos infalibles para conseguir una tortilla de patata jugosa y alta: la sartén

tortilla de patata jugosa

Cuidado con perdernos en los ingredientes a usar o no en la tortilla de patata y pasar por alto el recipiente. Porque elegir una sartén adecuada tiene más que ver con conseguir una tortilla alta de lo que imaginas.

En primer lugar, es muy importante que elijamos una sartén que no esté demasiado usada y tenga la capa antiadherente intacta. De lo contrario, nuestra tortilla se pegará y al darle la vuelta la romperemos.

Otra cosa en la que debemos fijarnos es en la altura y el tamaño. Elegir sartenes con un diámetro un poco menor es mejor que optar por las más grandes. Y si además son algo más altas de lo normal, mejor. Podremos echar el mismo contenido que en una grande, pero la tortilla quedará más gordita.

Si vamos a hacer, por ejemplo, tortilla para cuatro personas, será más fácil que queden altas y jugosas si hacemos dos tortillas pequeñas que una sola más grande.

Consejos infalibles para conseguir una tortilla de patata jugosa y alta: las patatas

tortilla de patata jugosa

En este otro artículo ya os hablamos hace tiempo de los distintos tipos de patatas y de cómo usarlos.

No es una cuestión secundaria, ya que si elegimos las patatas más adecuadas lograremos que no se rompan más de la cuenta, convirtiéndose en una especie de puré. Para que la tortilla sea consistente las patatas fritas deben estar bastante enteras.

La patata Kennebec es ideal para freír, aunque sirve también para cocinarla de muchas otras formas. La forma de cortarlas también importa. Lo recomendable es que las láminas no sean demasiado finas ni demasiado gruesas. Y por cierto, se salan después de freírlas.

Consejos infalibles para conseguir una tortilla de patata jugosa y alta: las cantidades

tortilla de patata jugosa

Si queremos conseguir una tortilla jugosa y alta necesitaremos poner siempre más huevo que tortilla. Para hacer dos tortillas pequeñas que den para 4 personas, podemos utilizar 4 patatas 6 huevos y si queremos, una cebolla.

Hay quien al último huevo le quita la clara, porque así se consigue un extra de jugosidad.

Consejos infalibles para conseguir una tortilla de patata jugosa y alta: los ingredientes mágicos

Por último, hay dos ingredientes mágicos que pueden ayudarnos a conseguir una tortilla de lo más jugosa y algo más gordita. El primero de ellos es la leche. Echar un chorrito de leche en los huevos batidos hará que nuestra tortilla quede algo más líquida en el interior, incluso cuando los huevos hayan cuajado del todo.

El otro ingrediente mágico es la levadura. Con ella podremos hacer una tortilla más esponjosa y alta. Finalmente, hay que tener claro que aparte de los ingredientes cuenta la forma de elaboración. Y que las tortillas hechas a fuego lento, despacio, quedarán siempre más ricas y esponjosas, además de que evitaremos quemar el exterior.