¡Los garbanzos no son solo para el invierno!

Aunque te lleven a pensar en suculentos cocidos o potajes, estas recetas de garbanzos para el verano demuestran que puedes disfrutar de esta legumbre durante todo el año. ¡Aprovecha sus beneficios!

Si todavía no eres consumidor habitual de garbanzos y crees que engordan, ya puedes ir cambiando de opinión. Los expertos insisten en que las legumbres deberían formar parte de cualquier dieta que quiera ser saludable y variada. En concreto, hablan de que deberíamos comer legumbres al menos 3 veces a la semana.

Es posible que los garbanzos te hagan pensar inmediatamente en suculentos cocidos, potajes y otras recetas propias del invierno. ¡Y ese es el error! No imaginas todo lo que puedes hacer con esta legumbre, también en los meses de calor.

Los muchos beneficios de los garbanzos

Los garbanzos son una extraordinaria fuente de proteína vegetal. Por eso, si quieres trabajar tus músculos, los garbanzos serán aliados perfectos para conseguirlo.

Además, tienen un altísimo contenido en fibra. Y eso significa que no solo no engordan, sino que te pueden ayudar a perder peso sin pasar hambre ni jugarte la salud.

Los garbanzos son cardiosaludables, reducen el colesterol malo, aportan un montón de vitaminas y son fuente de hierro y otros minerales. En conjunto, los garbanzos son una perfecta alternativa a los productos cárnicos, mucho más saludable y sostenible.

Recetas con garbanzos para el verano

El hummus ha ido ganando popularidad en los últimos tiempos. Aunque es propio de países de Magreb y Oriente Medio, cada vez es más consumido en España y es perfecto para desayunos y picoteo saludable. Es muy sencillo de preparar, así que te recomendamos no comprarlo envasado y hacerlo en casa. Ahorrarás dinero y será más sano.

Las ensaladas frías con garbanzos son otra gran idea para el verano. Puedes echar casi cualquier ingrediente que tengas a mano en la nevera para hacer en unos minutos una comida fresca y muy saludable en verano con grabanzos como el ingrediente principal.

¿Has probado alguna vez las albóndigas de garbanzo? Como hemos dicho, el garbanzo puede ser un gran sustituto de la carne. Como es menos calórico y de origen vegetal, es perfecto para el verano. Acompaña tus albóndigas de garbanzo con salsa de yogur para una comida refrescante.

Los garbanzos salteados con verduras son otra receta top. Es tan sencilla de preparar que te harás fan a la primera. Solo tienes que hervir los garbanzos o utilizar los de bote, y echarlos en una sartén con cebolla, pimientos, calabacín o cualquier otra verdura y saltearlo.

Si eres vegano, la hamburguesa de garbanzos es una delicia a la que te costará resistirte. Y las croquetas de garbanzos también se convertirán en uno de tus platos favoritos cuando las pruebes.

Por último te recomendamos los garbanzos con pimentón y crujientes al horno. Utiliza unos de bote ya cocidos para ahorrar tiempo. Colócalos en una fuente de horno y espolvorea pimentón y otras hierbas sobre ellos, un chorro de aceite de oliva y otro de zumo de limón y a disfrutar.