Receta de consomé clásico para luchar contra el frío

En los días gélidos de invierno, nada mejor que una sopa caliente. Por eso, hoy te traemos una receta de consomé tradicional que es muy fácil, barata y muy, muy reconfortante.

El consomé es un plato de origen francés que también se prepara mucho en la cocina española. Este caldo concentrado es muy sabroso, nutritivo, tiene pocas calorías y ayuda a entrar en calor rápidamente.

Hay tantas recetas de consomé como te alcance la imaginación. Puedes hacerlo de pollo, de pescado, solo de verduras… Pero la receta de consomé clásico suele hacerse con jamón, y si quieres le puedes añadir otras carnes.

Se trata de una sopa oscura, potente, muy similar a la del cocido, que puedes servir con o sin fideos, con virutas de jamón, huevo duro o hilado o incluso trocitos de pan frito. También puedes servir el caldo limpio, sin nada, para tomarlo bebido. ¡Como más te guste!

Ten muy claro que solo hay dos secretos para que la receta de consomé salga perfecta. Primero, escoger ingredientes de la mejor calidad posible. Y segundo, dejarlo cocer durante mucho, mucho tiempo.

Receta de consomé tradicional: los ingredientes

Para hacer una receta de consomé tradicional para cuatro personas necesitarás:

  • 2 huesos de jamón
  • 1 punta de jamón de unos 200 gramos
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • 1 pizca de sal
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 1 ramita de apio
  • 1 nabo

Estos son los ingredientes básicos. Pero ten en cuenta que puedes añadir otros si lo deseas. Por ejemplo, puedes echar en el caldo un cuarto de pollo, o un trozo de morcillo si quieres un caldo con más sabor de carne.

Cómo hacer la receta de consomé clásico

Pon la olla o cazuela a calentar con un chorrito de aceite de oliva en el fondo. Pela las verduras y córtalas en trozos no demasiado pequeños. Échalas a la olla junto a los huesos y la punta de jamón y deja que todo se dore un poco antes de echar el agua.

Echa sal a tu gusto y después cúbrelo todo con agua. En una olla exprés no necesitarás más de 20 minutos de cocción. Es una muy buena opción si tienes poco tiempo. Pero nuestro consejo es que, incluso si utilizas una exprés, dejes el caldo cocer durante más tiempo, al menos una hora, para sacar el máximo sabor a los ingredientes.

Cuando abras la olla, cuela el caldo para que quede limpio y ya tienes tu consomé listo.