¿Sabes distinguir los procesados de los ultraprocesados?

Si eres de los que cree que procesados y ultraprocesados son lo mismo, esto te interesa. Te explicamos cuáles son las diferencias entre ellos, te ayudamos a diferenciarlos. Y te decimos cuáles puedes consumir. Porque no, no todos los alimentos procesados son malos para la salud.

A la hora de clasificar los alimentos, podemos distinguir tres grandes tipos: los alimentos naturales, los procesados y los ultraprocesados. Estos dos últimos grupos suelen confundirse, pero son diferentes.

Los alimentos naturales son aquellos que no han sufrido ningún tipo de tratamiento o se le han añadido ingredientes. Son alimentos naturales, por ejemplo, las frutas y verduras, las legumbres crudas, la carne o el pescado. También los huevos, los cereales y semillas o los frutos secos en crudo.

Estos alimentos son los más saludables y los que deberían tener el papel protagonista en tu dieta. El problema es que son perecederos, y tenerlos en casa requiere ir a la compra muy a menudo.

Hasta aquí todo claro. Pero, ¿qué hay de procesados y ultraprocesados? ¿Qué es, por ejemplo, la leche? ¿Y los zumos? ¿Y las salsas, las conservas o las verduras congeladas? Procesados y ultraprocesados tienen en común que ambos han recibido algún tipo de tratamiento.

procesados y ultraprocesados

La diferencia fundamental está en los ingredientes que llevan. Los alimentos ultraprocesados se elaboran a partir de tratamientos químicos complejos, y en su lista de ingredientes encontrarás casi de todo. Muchas veces, de todo menos el ingrediente que se supone básico. También llevan un montón de azúcar, sal, colorantes, conservantes, grasas hidrogendadas…

Para ponerlo fácil. Los alimentos ultraprocesados son muy perjudiciales para la salud. Y debemos consumirlos solo muy de vez en cuando. Los procesados, en cambio, pueden ser saludables. Y con ellos podemos elaborar recetas sabrosas y saludables de forma rápida y sencilla. Y además, tienen la ventaja de que se conservan durante mucho más tiempo que los alimentos naturales.

Veamos ahora qué procesados podemos comer y cuáles no.

Las latas de conservas

Las conservas de verduras son alimentos procesados, que no debemos confundir con los ultraprocesados. Botes de espárragos, guisantes, alcachofas, maíz, aceitunas y encurtidos son saludables.

Tienen la ventaja de que duran mucho tiempo en la despensa. De que podemos incorporarlos a muchas recetas. Y el único problema es que algunos contienen demasiada sal, por lo que las personas hipertensas deben tener cuidado.

Bebidas alcohólicas

procesados y ultraprocesados

Resulta evidente que las bebidas alcohólicas no son alimentos naturales, sino procesados. Algunos alcoholes como el vino o la cerveza nos aportan beneficios, pero su carga alcohólica hace que debamos consumirlos con moderación.

En cualquier caso, estas bebidas alcohólicas son las más saludables. En el punto opuesto estarían las bebidas de alta graduación. Vodka, ron, tequila, y otros licores. Evítalos siempre que puedas.

Los quesos

Los quesos son alimentos procesados saludables y muy ricos, que puedes comer con tranquilidad. Su único peligro es la cantidad de sal de algunos. Recuerda que cuanto más curado, mayor cantidad de grasa y sal.

Los otros derivados de la leche como el kéfir o los yogures también son saludables, siempre que no lleven azúcar añadido ni otros ingredientes.

El salmón ahumado

procesados y ultraprocesados

El salmón o la trucha ahumada son alimentos procesados y una forma saludable y fácil de incorporar el pescado a nuestra dieta. El único inconveniente es su alto contenido en grasa. Pero recuerda que las grasas del pescado son saludables y necesarias para tus músculos y tu cerebro.

Las conservas de pescado también son alimentos buenos que no debemos confundir con los alimentos ultraprocesados.

Pan

Si puedes evitar comprar pan industrial, hazlo. Siempre será mejor el de panadería. Pero si tienes que comprar pan industrial asegúrate de que es integral, y no blanco. Y cuando decimos integral, nos referimos a que el 100% de su harina sea integral, algo poco habitual.

Tendrás que leer la letra pequeña de la etiqueta.

Galletas y cereales

Debemos dejarlo claro de una vez: no existen los cereales y galletas saludables. Todos ellos son alimentos ultraprocesados que contienen grandes cantidades de azúcar e ingredientes peligrosos para la salud.

Por el contrario, su contenido en fibra es tan bajo que resulta casi imperceptible.