Deliciosos platos fríos para el verano

El calor dificulta bastante la labor en la cocina. ¿Qué comer cuando hace más de 30°C? Descubre estos 5 deliciosos platos fríos para el verano y amplía tu recetario. Porque hay vida más allá del gazpacho y la ensaladilla rusa.

Salpicón de langostinos

Foto: www.elmedicodecastilblanco.com

El salpicón es uno de los platos más ricos y nutritivos. Y es también, uno de los mejores platos fríos para el verano.

Puedes probar a hacerlo con distintos tipos de marisco, con pescado, con pulpo o con langostinos. Solo necesitarás el ingrediente principal, pimientos rojos y verdes, y cebolla.

El verdadero secreto está en conseguir una buena y sabrosa vinagreta. La receta clásica de la vinagreta es: 3 partes de aceite por una de vinagre o limón y un poco de sal. Esa es la base, pero luego puedes añadirle lo que quieras. Miel, pimienta, hierbas, yogur… ¡las vinagretas admiten muchas variantes!

Un salpicón de langostinos nos aporta vitaminas, minerales y un montón de proteínas de alto valor nutricional. Es, por lo tanto, un plato excelente para los días de verano.

Ajoblanco

Foto: www.inmsol.com

Está claro que el gazpacho y el salmorejo son los reyes de las sopas frías para el verano. Pero, ¿por qué no pruebas a hacer ajoblanco? Esta sopa a base de ajo, almendras y pan está riquísima y se prepara en un momento.

Pon a remojo la miga de unos 100 gramos de pan. Mientras, tritura otros 100 gramos de almendras peladas con un mortero. Si las tienes sin pelar, escaldarlas antes hará que la piel se desprenda fácilmente.

Introduce en la batidora la miga, las almendras machacadas, 3 dientes de ajo, un buen vaso de aceite de oliva, un poco de vinagre y sal y agua. Bátelo todo y vete probando, añadiendo más agua si ves que ha quedado demasiado espeso. ¡Ya tienes tu ajoblanco listo!

Ensaladas de legumbres

Si el gazpacho es el rey del verano, la ensaladilla rusa es la indiscutible reina. Pero el mundo de las ensaladas es prácticamente infinito, y las de legumbres son deliciosas y muy nutritivas para los meses de más calor.

Garbanzos, lentejas, alubias blancas… prueba a añadir estos alimentos a tus ensaladas y mézclalos prácticamente con cualquier cosa. Atún, tomate, aceitunas, pepino, cebolla y huevo duro suelen ser los otros ingredientes de las ensaladas de legumbres.

Como siempre, conseguir un aliño sabroso es el secreto de que todo esté riquísimo.

Pasta fría para el verano

La pasta es uno de los alimentos más populares y consumidos en el mundo. Y es que a todos nos gusta. Pero las recetas tradicionales, pensadas para comer en caliente, no son muy recomendables para los días más cálidos.

Sin embargo, no tienes que dejar de comer pasta en verano. Prueba a hacer recetas más ligeras. ¿Qué tal raviolis de queso fresco con tomate natural, apio y aceite de oliva? También encontrarás que las hojas de albahaca y las de espinacas son muy socorridas para aliñar tus pastas frías.

Ensalada Parmentier

Patatas, champiñones, huevos duros, cebolla y salchichas es todo lo que necesitas para preparar una ensalada Parmentier.

Hierve las patatas y córtalas en trozos como haces para cualquier otra ensalada. Cuece también los huevos. Pasa por la plancha os champiñones laminados y las salchichas cortadas en trocitos. Solo un vuelta y vuelta, no hace falta cocinarlo demasiado.

En un bol mezclamos todos estos ingredientes con la cebolla cortada en tiras. Para el aliño necesitamos cuatro partes de mayonesa por una de mostaza de Dijon. Añade sal y pimienta al gusto y unas gotas de salsa Worcestershire.