Las grasas saturadas no son malas, dice la ciencia

Las grasas saturadas nos ayudan a absorber los minerales

La ciencia insiste en que consumir grasas es fundamental para nuestra salud. Entre otros motivos, porque la grasa ayuda a que absorbamos algunos minerales que se encuentran en los alimentos y que de otra forma nuestro organismo no es capaz de aprovechar.

En concreto, la grasa saturada ayuda a que perdamos menos hierro y zinc de los alimentos.

Estudios elaborados con deportistas han demostrado que las grasas saturadas aumentan el número de glóbulos rojos en sangre, y esto ayuda a que nuestra resistencia física aumente.