Las grasas saturadas no son malas, dice la ciencia

Llevamos años pensando que las grasas saturadas son peligrosas para la salud, que están relacionadas con el sobrepeso, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes o el cáncer. Pero la ciencia asegura ahora que las grasas saturadas no son malas. ¿En qué quedamos? Te lo explicamos.

¿Las grasas saturadas son buenas o malas? Llevamos años sintiéndonos mal cada vez que comemos un chuletón. La mala fama de las grasas trans ha hecho incluso que se las llamara «grasas malas».

Pero son muchos los estudios científicos que aseguran que estas grasas no son las villanas que todos creíamos, y que nada tienen que ver con una mala salud cardiovascular y con el sobrepeso.

Aquí te explicamos las razones por las que tomar grasas saturadas es bueno para tu salud.

Qué son las grasas saturadas

Primero debemos aprender a identificar este tipo de grasas. No todas las grasas son iguales. Y las grasas saturadas son aquellas que tienen enlaces simples en su estructura química. ¿Y cómo las identifico?

Si no eres científico, dejemos la estructura química de estas grasas a un lado y fijémonos en dos trucos básicos para identificarlas: las grasas saturadas son aquellas que a temperatura ambiente son sólidas o de textura mantecosa.

Por ejemplo, el aceite de oliva no contiene grasas saturadas, sino poliinsaturadas. Pero la grasa que encontramos en un jamón serrano, en un filete, o en la mantequilla, sí son grasas saturadas.

La mayoría de grasas saturadas se encuentran en productos de origen animal. La carne es el alimento que más contiene. Pero también las puedes encontrar en alimentos de origen vegetal. Los aceites de coco o de palma son perfectos ejemplos de grasas saturadas.

Hablemos ahora de por qué debemos toma grasas saturadas según los científicos.