Las 7 mejores frutas quemagrasas y cómo comerlas

2. El rambután, ese gran desconocido

Puede que esta fruta no te resulte demasiado familiar. Es consumida sobre todo en China y otros países asiáticos. Y es que esta fruta que crece en un árbol es típica de los climas tropicales de los países del sudeste asiático, aunque también es común en otros lugares, como Costa Rica.

Su aspecto es muy peculiar. Y es que viene recubierto de una cáscara rojiza con unos pelillos que le sirven de protección. Aunque no es muy fácil de encontrar en las tiendas, tiene muchos beneficios.

Refuerza los huesos, y tiene muchísima vitamina C. Por eso, como ocurre con los cítricos, es una de las frutas quemagrasas más potentes y eficaces.

Comerlo es tan sencillo como abrir la cáscara y extraer la pulpa blanca de la fruta con una cuchara.