Las 7 mejores frutas quemagrasas y cómo comerlas

¿Eres de los que cree que la fruta engorda? ¿O de los que solo cenan fruta para cenar? Si encajas en cualquiera de los dos grupos lo estás haciendo fatal. Porque no todas las frutas son iguales. Te contamos cuáles son las mejores frutas quemagrasas y cómo comerlas para adelgazar a toda velocidad.

Eliminar las frutas de la dieta es un error tremendo. Perderás una fuente de vitaminas y minerales esenciales para tu salud. Y estarás desperdiciando una opción de quemar grasa muy rápido y sin pasar hambre.

Cada día debes comer al menos dos o tres piezas de frutas al día según los médicos. Con ellas estarás cuidándote y gracias a su dulzor podrás aguantar las ganas de tomar otros postres golosos mucho menos sanos.

Pero no todas las frutas son iguales ni se deben comer igual. ¿Con piel, sin piel, en batidos? Estas son las mejores frutas quemagrasas si las comes correctamente.

1. Frutas quemagrasas: granada y algas, pareja ganadora

Puede parecerte una combinación extraña. ¿Granada con algas? Quizás nunca lo hubieras pensado. Pero si hablamos de frutas quemagrasas, esta es sin duda la pareja ganadora.

Los beneficios de la granada son conocidos desde hace mucho tiempo. La granada no solo ayuda a eliminar líquidos y reducir la grasa acumulada. También tiene un extraordinario poder antioxidante. Esto significa que consumir granada se notará en tu piel, en tu pelo, y en tus órganos también, que estarán más jóvenes durante más tiempo.

Las algas son sobre todo consumidas en países orientales. Contienen mucho yodo, ayudan a eliminar toxinas y aceleran el metabolismo.

Lo mejor de todo es que los expertos han descubierto que consumir estos dos alimentos juntos duplica sus beneficios. Prueba a hacer una ensalada de algas y échale una granada entera para cenar.

¡En solo una noche notarás que has quemado grasa!