¿Conoces la dieta escandinava? Su beneficios te sorprenderán

Es posible que aún no hayas oído hablar mucho de la dieta escandinava. Pero esta forma de alimentación, basada en alimentos que los habitantes de los países nórdicos consumen a diario, cada vez convence más a los expertos.

Te contamos todo sobre la dieta escandinava a continuación. Después, puedes probarla y juzgar tú mismo los resultados.

dieta escandinava

Los países nórdicos (Suecia, Noruega, Finlandia, Islandia y Dinamarca), suelen encabezar las listas de los países con mejor calidad de vida del mundo. Ser unas de las economías más desarrolladas y tener los Estados del bienestar más potentes del mundo ayuda, sin duda. Pero, ¿qué hay de la alimentación?

Los habitantes de los países nórdicos tienen unas de las esperanzas de vida medias más altas, rondando los 81 años. Y la dieta escandinava parece tener parte de la culpa en esto.

Uno de los principales beneficios de esta forma de alimentación es que es sostenible y ecológica, puesto que se consumen alimentos de proximidad y temporada. Y de acuerdo con muchos estudios, comparada con las dietas occidentales, la escandinava contiene la mitad de azúcar y casi el doble de fibra.

¿Cuál es el secreto?

La mayor parte de los alimentos que consumen los nórdicos son vegetales, legumbres, frutos rojos, cereales y aceite de colza.

Y por supuesto, consumen una gran cantidad de pescado azul. Estos pescados son reconocidos por tratarse de unos de los alimentos más recomendables para luchar contra el colesterol y mantener una buena salud cardiovascular.

Los huevos y los productos lácteos solo se consumen de forma moderada, mientras que apenas hay carnes y todo el producto animal que de la dieta escandinava se limita al pescado y al marisco. Los nórdicos tampoco comen alimentos ultraprocesados ni azúcares.

¿El resultado? Una dieta que, de convertirse en una forma de alimentación permanente, proporciona todos los nutrientes necesarios, ayuda a perder peso y cuida de nuestra salud de forma natural.

En realidad, se trata de una dieta similar a la mediterránea pero que sustituye el aceite de oliva por el de colza y contiene muchas menos carnes y más pescado.

Y aquí viene lo novedoso: lo más importante de la dieta escandinava son las cantidades. Cada comida debe consistir en cuatro puñados: uno de carbohidratos, uno de proteína, otro de verdura y uno, más pequeño, de grasas saludables.

Los expertos están de acuerdo en que esta alimentación ayuda a reducir la presión arterial y el colesterol, además de las posibilidades de sufrir sobrepeso y de padecer ciertas enfermedades crónicas.

¿A qué esperas para probar la dieta escandinava?