Dieta atlántica o cómo perder peso ganando salud

¿Hemos encontrado la dieta definitiva para perder peso ganando salud? Te contamos todas las bondades de la dieta atlántica y por qué se trata de mucho más que una moda nutricional.

El gran dilema de querer adelgazar es que muchas veces la pérdida de peso y los riesgos para la salud suelen ir juntos en las dietas.

La dieta Keto, la dieta Ducan, la Paleo, la Flexitariana, la del ayuno intermitente, la de restricción calórica, la de la alcachofa… la lista de dietas que se hacen mundialmente famosas de la noche a la mañana es larga.

Sin embargo, los expertos en nutrición hace tiempo que desaconsejan seguir dietas restrictivas como estas o que prometen pérdidas de peso en tiempo récord.

Los resultados suelen ser siempre los mismos: un efecto rebote que nos hace ganar más peso del que perdimos y una serie de consecuencias para la salud que en algunos casos pueden ser muy graves: déficit de vitaminas y minerales, problemas óseos, cansancio crónico y en algunos casos órganos vitales como el riñón o el hígado dañados para siempre.

¿Cómo perder peso de forma segura, sin jugarnos la salud? Parece que teníamos la solución delante de nuestras narices, y no nos habíamos dado cuenta.

Quédate con estas dos palabras: dieta atlántica. Porque en esta dieta se esconde el secreto de un cuerpo sano y con bajos índices de grasa corporal.

A continuación te contamos en qué consiste.

Dieta atlántica, la versión mejorada de la dieta mediterránea

España es el segundo país del mundo más longevo del mundo, solo por detrás de Japón. Siempre se ha achacado este récord a la dieta mediterránea.

Ahora sabemos que la dieta atlántica, una variante de la mediterránea y consumida sobre todo el Portugal, Asturias y Galicia, puede ser incluso mejor que la dieta mediterránea.

Y es que la dieta atlántica comparte con la japonesa un alimento fundamental que en muchas otras variantes de la dieta mediterránea no se consume tan a menudo.

¿Adivinas cuál es?