Así reacciona tu cuerpo al dejar de tomar harinas refinadas

Cada vez más gente se plantea dejar de tomar harinas. Nutricionalmente, es una buena elección eliminar de nuestra dieta las harinas refinadas. Estos ingredientes se encuentran presentes en muchos alimentos y no son una fuente de carbohidratos de calidad.

Más bien al contrario. Las harinas refinadas tienen un alto índice glucémico, al contrario de lo que ocurre con las harinas industriales. ¿Esto qué significa? Por una parte, que nos generan subidas y bajadas drásticas de los niveles de azúcar en la sangre. Y precisamente debido a esto, hacen que nos sintamos con hambre al poco tiempo de comer.

dejar de tomar harinas refinadas

Los últimos estudios aseguran además, que, aparte de resultar poco saciantes, las harinas refinadas pueden llegar a generarnos una adicción. Esto se explica porque nuestro cerebro libera gran cantidad de dopamina cuando tomamos estos alimentos.No debemos olvidar, en definitiva, que las harinas refinadas nos aportan una energía de muy mala calidad.

¿En qué alimentos encontramos las harinas refinadas?

dejar de tomar harinas refinadas

Piensa en todos los alimentos que contienen harina blanca, de trigo. La mayoría de los panes, pizzas, cereales, galletas, pasta, bollería y snacks industriales… Todos esos alimentos contienen harinas refinadas. Incluso en algunos alimentos como el queso o el jamón en lonchas podemos encontrarlas.

En la mayoría de los casos, es fácil reemplazar estos alimentos por su versión integral. A veces, como ocurre con la pasta integral, no está tan lograda como las pastas hechas con harinas refinadas, pero la calidad de los productos integrales está mejorando rápidamente y cada vez hay una oferta más amplia donde elegir.

Cualquier harina integral es una buena opción para dejar de tomar harinas refinadas. La avena, la quinoa o los salvados también son alternativas saludables.

¿Cómo reacciona nuestro cuerpo al dejar de tomar harinas refinadas?

dejar de tomar harinas refinadas

Una de las primera consecuencias positivas que notaremos al dejar de tomar este tipo de harinas es que nos resultará más sencillo empezar a perder peso. Al no contener nada de fibra, las harinas refinadas hacen que comamos más y que acumulemos más grasas. Por eso, a los pocos días de dejar de tomarlas notarás que has perdido algo de peso, especialmente en la tripa, que es donde primero se acumulan las grasas.

Lo segundo que notarás es que estás menos estreñido. Sustituir las harinas refinadas por las integrales hará que nuestro nivel de fibra aumente y vayamos al baño con más facilidad. También estarás ayudando a reducir tus niveles de colesterol.

Al poco de dejar de consumir harinas refinadas notarás que tienes más energía y que te encuentras mejor. Eso es porque estarás evitando las subidas y bajadas drásticas de los niveles de azúcar en tu sangre. Así, estarás cuidando de tu corazón y te sentirás más activo y ligero.