Consejos para cocinar más ecológico y sostenible

Cocinar más ecológico no solo beneficia al planeta. También lo notarás en tu bolsillo. Apunta estos consejos para contaminar menos en la cocina y comer mejor gastando menos dinero.

Foto: veritas.es

Controla el gasto de electricidad

Los electrodomésticos que tenemos en la cocina son responsables de una parte muy grande de nuestra factura de la luz. El lavaplatos, el horno, la vitrocerámica y sobre todo la nevera consumen mucha más luz de la que pensamos.

Uno de los principales trucos es aprovechar su capacidad al máximo. No pongas el horno a funcionar solo para gratinar un plato pequeño si puedes hacer eso en el microondas gastando menos electricidad.

Tampoco pongas el lavavajillas a funcionar medio vacío. Y no elijas siempre el programa más rápido, porque aunque parece práctico consume mucha más agua y luz que el programa ecológico.

Sobre la nevera, un consejo importante: cuando metemos comida recién cocinada dentro, déjala que se enfríe antes. Meter alimentos demasiado calientes obliga a la nevera a trabajar el doble, haciendo que la factura de la luz suba.

Por último, un consejo importante: limpia bien tus electrodomésticos. Todos, desde el lavavajillas a la nevera pasando por la lavadora. Mantenerlos en buen estado los hace más eficientes y más sostenibles.

Cocina por tandas

La tendencia del batch cooking, de la que ya te hablamos hace tiempo en este artículo, no tiene pinta de ser simplemente una moda pasajera.

Es, por el contrario, una forma sencilla de cocinar más ecológico y eficiente. Elige un día de la semana y prepara varias cosas: una crema de verduras, un sofrito para una pasta o un arroz, unas legumbres, un pescado al horno…

Después, coloca todo en tuppers y guárdalos en la nevera para la semana. Tenerlos listos te ahorrará tiempo y te ayudará a comer bien a lo largo de los próximos días.

Pero además, esta forma de cocinar ahorra energía durante el cocinado. Y reduce considerablemente la cantidad de comida que tiramos a la basura, que sigue siendo mucha en los países desarrollados.

Compra de forma sostenible

No se trata solo de evitar el plástico cuando vamos a la compra. Aunque esto es fundamental, cocinar más ecológico conlleva otros cambios que tenemos que llevar a cabo.

Compra más producto fresco y reduce al máximo el producto envasado y los ultraprocesados. Son alimentos más caros, menos saludables y más contaminantes.

Reduce también en la medida que puedas las carnes, sobre todo las rojas. La industria cárnica es una de las más contaminantes y de las que más agua necesita para funcionar. Comer un plato de verduras es mucho más ecológico y sostenible. Y más sano.

Elige producto de temporada y proximidad. Se trata simplemente de comprar con cabeza. Comprar producto cercano reduce la huella de carbono de nuestra cesta de la compra. También notarás que tu bolsillo te lo agradece. Y los productos de temporada te permitirán disfrutar de alimentos en su mejor momento.