Cómo reducir el consumo de carne sin que sea un drama

Cada vez más personas se preguntan cómo reducir el consumo de carne o dejar de comerla por completo. Si tú también te estás planteando este cambio en tu alimentación, enhorabuena.

La industria cárnica es una de las más contaminantes del planeta, y representa además una innegable crueldad hacia los animales. Reducir el consumo de carne es un paso fundamental para vivir de forma más ecológica, sostenible y respetuosa con nuestro entorno.

El reto, sin embargo, puede resultar abrumador al principio, sobre todo si vivimos con niños. ¿Cómo reducir el consumo de carne sin morir en el intento? Estos trucos infalibles son la solución

Empieza por reducir las raciones

Convertirnos en veganos de la noche a la mañana es muy mala idea. Empezar por reducir las raciones es la forma más inteligente de hacer el cambio en tu alimentación.

Duplica la cantidad de verduras con las que solías acompañar tus platos de carne hasta conseguir que sean el alimento principal de tu comida. Míralo de este modo: en lugar de comer un filete con verduras a la plancha, trata de comer verduras a la plancha con algo de carne como acompañamiento.

Sustituye las carnes por otra cosa

Cuando pensamos en carne, no solo debemos pensar en filetes, guisos, pollo asado… los embutidos también son productos cárnicos. Y lo bueno es que los podemos sustituir fácilmente por otros alimentos.

En unas lentejas, por ejemplo, en lugar del chorizo utiliza solo verduras y jengibre para una receta de lentejas veganas y muy sabrosas. En unas alubias, sustituye la carne por almejas o gambas, por ejemplo.

Para desayunar, olvida la tostada con jamón o pavo y toma en su lugar una con aceite y tomate o con aguacate y queso fresco. Estos pequeños cambios te harán reducir tu consumo de carne sin darte apenas cuenta.

Prueba las opciones veganas

Hace poco, a muchos de nosotros nos sonaba raro eso de las hamburguesas sin carne. Pero cada vez es más fácil encontrarlas en los restaurantes y supermercados.

Estos productos están teniendo una extraordinaria recepción por parte de los consumidores, que aseguran que están tan ricas como las clásicas hamburguesas de carne. Pruébalas y seguro que repites.

Sé imaginativo

Si crees que con las verduras solo se puede hacer sota, caballo y rey te equivocas. Esta familia de alimentos es tan amplia que puedes comer cada día una cosa distinta y no aburrirte.

Compra un libro de recetas de verduras y empieza a explorar nuevos platos. Vivirás mucho más sano y descubrirás platos deliciosos llenos de sabores y colores inesperados.