Cómo cocinar para un regimiento y salir airoso

En Navidad, es muy normal que tengamos que cocinar para muchos comensales sin tener las nociones ni la cocina adecuadas para ello.

Cocinar para muchos puede ser un auténtico quebradero de cabeza. De principio a fin, todo son dudas y problemas. ¿Qué comprar? ¿Cuánta cantidad necesitaremos? ¿Dónde lo vamos a meter cuando lleguemos a casa? Porque en nuestra nevera no cabe tanta comida…

Cuando llegamos al momento clave, el del cocinado, la situación termina por adquirir tintes de tragedia griega. Porque no tenemos ollas ni instrumentos del tamaño necesario y terminamos sucumbiendo al estrés.

Estos consejos te serán muy útiles si tienes que cocinar para un regimiento en Navidad.

Simplicidad ante todo

A la hora de diseñar el menú, trata de elegir algún plato que sea sencillo de preparar. Esto incluye también los entrantes. Por ejemplo, hacer gambas a la plancha para 10 o 12 personas puede ser una locura. Y tú terminarás oliendo a fritanga todo el día.

Una posible solución es hacer las gambas, langostinos o gambones al horno. Sí, como lo oyes. Pica un poco de ajo y échalo en una fuente de horno con aceite de oliva y unas rodajas de limón. Coloca el marisco y pon el horno a 180º. En dos minutos o tres estarán listos para comer. Y te habrás ahorrado el tiempo y la humareda de la plancha.

Siguiendo con los entrantes, una tabla de quesos, un buen plato de jamón, o paté son entrantes perfectos que no requieren cocinado. Olvida los cócteles de gambas , las croquetas, los huevos rellenos, la ensaladilla rusa, la tortilla de patatas… y elige entrantes que ya estén listos para comer. Te ahorrarán un montón de tiempo.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

Si tienes que cocinar para muchos comensales, es fundamental ser previsor. Los primeros platos pueden ser tus grandes aliados a la hora de preparar la comilona de Navidad.

Elige una crema. Por ejemplo, de alcachofas y trufa. O de langostinos. O de calabaza. También triunfarás con un buen consomé de Navidad. O con una sopa de marisco. ¿Qué tienen en común todos estos primeros? Que los puedes dejar hechos el día antes. Y de hecho, estarán más ricos de un día para otro.

Con el segundo, sé práctico

Hacer chuletas de cordero para una docena es un horror. Elige un segundo plato que puedas hacer en el horno de una sola vez. Un pescado en hojaldre tiene un toque festivo perfecto para estas fechas, y además el pescado se hace más rápido que la carne.

Pero si tus invitados son carnívoros, un solomillo Wellington, un cordero asado, un cochinillo… En realidad el horno hace casi todo el trabajo. Tú solo tendrás que vigilar de vez en cuando que todo va bien.

Dos últimos consejos: delega en los postres. Pedir a tus invitados que ellos se curren el dulce es una idea perfecta que te ahorrará mucho tiempo y estrés. Y por último: si todo lo anterior falla y te ves incapaz de cocinar para un regimiento, siempre pueden encargar la comida a un catering o un restaurante. Y decir luego, eso sí, que lo has hecho todo tú solito.