Los dos trucos mágicos para reducir las calorías de la ensaladilla rusa

¿A quién no le gusta la ensaladilla rusa? Este plato frío es fácil de preparar, sabroso y nutritivo. Pero (porque siempre hay un pero en casi todas las cosas) de light tiene poco.

Y es que una ración de unos 150 gramos puede aportarnos alrededor de unas 300 calorías. Sin embargo, hay dos trucos infalibles para reducir las calorías de la ensaladilla rusa a casi la mitad. Cuando los descubras no te vas a creer lo sencillo que es hacer una versión light pero igual de sabrosa.

Muchas calorías, pero nutricionalmente interesante

Primero debemos dejar clara una cosa. El hecho de que la ensaladilla sea un plato muy calórico no significa que debamos dejar de tomarla.

Recuerda que para no engordar no es tan importante contar cada caloría, sino centrarnos en el valor nutricional de los alimentos.

La ensaladilla rusa contiene guisantes, zanahoria, patata, huevo, atún y pimiento, además de otros ingredientes que puedes añadir a tu gusto. En conjunto, todos estos alimentos son saludables y nos aportan vitaminas, minerales y otras sustancias buenas que nuestro cuerpo necesita para funcionar.

De lo que tenemos que huir es de las calorías vacías, que nos engordan sin aportarnos nutrientes.

Cómo reducir las calorías de la ensaladilla rusa

Casi todas las calorías de la ensaladilla rusa se deben, como ya deberías haber imaginado, a la mayonesa. Esta salsa es una auténtica bomba, que puede llevar más de 600 calorías en solo 100 gramos.

Pero te estarás preguntando qué será de tu ensaladilla sin mayonesa. ¡Tranquilo! Puedes hacerla igual de sabrosa sin ella.

Solo necesitas un yogur natural, un poco de zumo de limón, una pizca de sal y especias al gusto y un chorrito de aceite de oliva. Mézclalo todo y conseguirás una salsa de yogur refrescante y sabrosa pero mucho más ligera, porque te aportará menos de 200 calorías por cada 100 gramos.

El segundo truco para reducir las calorías de la ensaladilla rusa es utilizar atún al natural, y no en aceite. ¡Así de fácil! Con estos dos trucos puedes seguir disfrutando de este delicioso plato sin preocuparte por los kilos de más.