¿Cuánto plástico hay en mi plato?

Quizás creas que llevas una vida sana. Pero, ¿y si te decimos que comes plástico a diario? Si no nos crees, este artículo te interesa. Porque hay muchos alimentos que llevan plástico y que tú (y la mayoría del planeta), consume todos los días.

Nuestro planeta está completamente invadido por los residuos plásticos. La mayoría de ellos acaban en el mar, pero no solo. También la tierra y el aire están contaminados por el plástico y los residuos del petróleo.

alimentos que llevan plastico

¿Y dónde acaban gran parte de esos plásticos invisibles? Lamentablemente, en nuestro plato. Uno de los estudios más escalofriantes analizaba el agua que bebemos todos los días. Las conclusiones eran terribles. Un 84% de las muestras analizadas estaban contaminadas con plástico.

No es un problema que se limite a solo unos cuantos países del mundo. La invasión del plástico es global, y el agua de países de los cinco continentes estaba contaminada. El agua es ademas, uno de los ingredientes básicos para elaborar muchos alimentos.

De modo que la lista de alimentos que llevan plástico es cada vez más larga. Aunque parezca mentira, el pan, la cerveza, la miel, la pasta o el arroz contienen plásticos que acaban en nuestro estómago después de comer.

Y de todos los alimentos que llevan plástico, ¿cuál es el más contaminado? Quizás pienses en el pescado. Sin embargo, el porcentaje de peces contaminados con plástico ronda el 35% de los que consumimos. Por el contrario, el 100% de la sal con la que condimentamos nuestros platos contiene restos de plástico.

Y si piensas que comprar sales más caras, exóticas o catalogadas como gourmet te salvará, te equivocas. Porque algunas de las sales más caras y especiales, como la llamada «flor de sal», es una de las que mayores cantidades de microplásticos esconde.

Por supuesto, los animales del mar son algunos de los más contaminados, ya que gran parte de los residuos plásticos acaban en nuestros mares y océanos. Acabamos de mencionar el pescado. Pero los crustáceos y sobre todo los moluscos, contienen mucho más plástico invisible. Además, como solemos consumir estos alimentos sin quitar las vísceras, todo su plástico acaba en nuestro sistema digestivo.

También la miel o el té están contaminados por plásticos como el prolietileno que se utiliza en las bolsitas de las infusiones.

Los científicos aún no tienen claros los riesgos que consumir alimentos contaminados por microplásticos tiene en nuestra salud. Pero viendo lo perjudicial que el plástico es para nuestro entorno, no puede ser mucho mejor para nuestro organismo.

Si has leído hasta aquí, quizá te interese:

alternativas al plástico

Usas mucho más plástico al día del que imaginas